Pasos Para Una Mudanza Organizada

Que tu mudanza no sea una pesadilla

Sigue estos consejos

Al menos dos meses antes de la mudanza

  • Si decides contratar servicios profesionales busca información con suficiente antelación.
  • Selecciona varias empresas de mudanza y pide que visiten su domicilio para efectuar con rigor un presupuesto, el cual deberá ser presentado por escrito (no solicites ni aceptes presupuestos por teléfono).
  • Elabora un archivo para organizar todo lo relacionado con el proceso (fechas, presupuestos, facturas, folletos, etcétera).
  • Aprovecha la mudanza para ordenar tus pertenencias. Separa aquellos artículos que ya no quieras conservar y desees donar o desechar.
  • Notifica tu cambio de domicilio a las personas e instituciones que deban estar enteradas (Bancos, compañía de seguros, servicios, publicaciones, etcétera).
  • Si posees antigüedades u obras de arte, averigua si requieren un seguro especial para la mudanza.

Un mes antes de la mudanza

  • Lleva un inventario de los artículos que se van a transportar, identificando las cajas que serán utilizadas y su contenido. Auxíliate con las hojas de contenido que aquí te proporcionamos.
  • Adquiere las cajas y materiales de empaque que necesitarás para la mudanza. Ver lista de artículos sugeridos.
  • Designa un área específica de la casa, que no bloquee el paso, para colocar y almacenar las cajas y artículos empacados.
  • Elige el tipo de cobertura que requerirás para asegurar los artículos durante el trayecto de la mudanza.
  • Confirma tu reservación con la compañía de mudanza.
  • Comienza por empacar los artículos que no sean indispensables durante los próximos días. Ver tips para empacar.

Dos semanas antes de la mudanza

  • Continúa empacando.
  • Considera vender (venta de garaje), regalar o donar aquellos artículos y objetos en buen estado que ya no vayas conservar.
  • Los artículos delicados, obras de arte y antigüedades pueden ser empacados por los especialistas de las franquicias Todo de Cartón.
  • Guarda documentos personales importantes en un lugar seguro y accesible.
    Regresa a sus dueños las cosas prestadas que ya no necesitas, y aprovecha para recuperar los artículos que has prestado a amigos, vecinos y familiares.

Una semana antes de la mudanza

  • Continúa empacando.
  • En caso de haber contratado a una compañía profesional, coloca en un espacio aparte aquellas cajas y artículos que transportarás por tu cuenta, así evitarás confusiones.
  • Coloca por separado, en una caja, los artículos que serán usados de inmediato una vez hecha la mudanza (papel de baño, toallas, etcétera).
  • Prepara una bolsa con objetos personales que necesitarás durante la mudanza (ropa limpia, artículos de tocador, medicinas, planos, comida y bebidas, etc.). Separa y marca de manera que te resulte fácil encontrarla cuando la necesites.
  • Desconecta aquellos aparatos que ya estén listos para vaciarse, descongelarse o guardarse.

El día de la mudanza

  • Si es posible, fotografía los muebles valiosos antes de realizar la mudanza. De esta manera, en caso de sufrir algún desperfecto facilitarás su reclamación.
  • Nunca envíes en la mudanza objetos de valor como joyas, pólizas de seguros, documentos legales, etc. Llévalos tú mismo.
  • Termina el inventario de todos los enseres, cajas y contenidos que se van a transportar. Esta misma operación también la deberá realizar la compañía de mudanzas.
  • Antes de que la mudanza llegue al nuevo domicilio, es conveniente cerciorarse de que las escaleras, ascensores y pasillos estén despejados. Para facilitar el descenso de cajas y muebles.
  • También es importante coordinar a la gente en ambos domicilios para cerciorarse de lo que cargan y descargan en su momento.
  • Es recomendable estar presente durante la mudanza, para poder contestar a cualquier pregunta de los operarios y ayudarles. Lo ideal es que tres personas supervisen las tareas: una en la antigua vivienda, otra en la zona de transporte y otra en la nueva casa. Si alguien permanece junto a los operarios hasta el fin de la mudanza, aconsejamos echar una mirada final al inmueble, para comprobar que no se haya olvidado nada.
  • Revisa tus posesiones una vez que hayan sido descargadas. Cerciórate que lleguen el mismo número de cajas y mobiliario, y naturalmente en buen estado.